NBA

La historia que une el nacimiento de LeBron James con el de Steph Curry

11:57 29/02/2020 | Ambos llegaron al mundo en el mismo hospital, con tan solo cuatro años de diferencia. Se trata de una instalación ubicada en Ohio que se ha vuelto famosa por esto.

Se enfrentaron en cuatro Finales de la NBA. Foto: Archivo Getty Images.

A veces, la vida y el deporte impactan con historias prácticamente increíbles. Casualidades que dejan boquiabiertos a la mayoría. La que une el nacimiento de LeBron James y Stephen Curry es una de ellas. Es que los dos MVP y tricampeones de la NBA no sólo nacieron en la misma ciudad, sino que también en el mismo hospital.

El lugar clave es conocido como Summa Akron City Hospital y está ubicado, como su nombre lo indica, en Akron, Ohio. En 1984, Gloria James dio a luz a su único hijo en ese sitio. Resulta lógico si escrutamos la vida de LeBron, quien pasó toda su infancia en esa ciudad y tiene una conexión muy fuerte con la tierra que lo vio nacer: a menudo se cataloga como "un simple niño de Akron" y siempre está pendiente de las necesidades de sus habitantes, siendo uno de los mayores benefactores que esa zona ha conocido.

Pero, ¿cómo encaja Curry en este relato? Su conexión con Akron no es la misma que la del Rey y, cuando los medios suelen hablar de sus raíces, siempre apuntan a Charlotte, en donde Dell Curry fue una figura deportiva reconocida durante los años noventa. Esta cronología demuestra que fue justamente Dell, su padre, el culpable de que Steph naciera en Ohio. Todo se remonta a la temporada 1987/1988. Curry había sido traspasado por Utah Jazz a Cleveland Cavaliers. Pasó sólo una campaña en esa franquicia y luego fue incluido en el Draft de expansión, ceremonia que provocó su aparición en los Hornets. Pero, en ese tiempo en Akron, Sonya Curry tuvo al primer hijo de la familia: Steph. Lo hizo, obviamente, en un centro clínico de la ciudad. En el Summa Akron City Hospital, para ser precisos. Apenas cuatro años después de que un tal LeBron James naciera en el mismo lugar.

El tiempo pasó. Ambos pisaron la NBA, ganaron MVPs y campeonatos y, curiosamente, se enfrentaron en cuatro NBA Finals consecutivas. Sí, dos de los jugadores más determinantes de este siglo nacieron en la misma sala. Creer o reventar.
 

Compartir

 



X