Más Básquet

Luka Doncic cumple 20 años: la historia detrás del genio de Eslovenia

01:40 28/02/2019 | Al verlo en la NBA comandando a los Mavs pareciera ser un veterano de mil batallas y las tiene, pero con solamente un par de décadas de vida.

Foto: Prensa Dallas Mavericks

El presente de Luka Doncic ya es conocido por todos: con apenas un puñado de partidos en la NBA se transformó en comandante de los Mavericks y abrió una amplua brecha con el resto de los novatos en la pelea por el premio al Rookie del año. Se ganó su boleto a la mejor liga del mundo a partir de una dominación absoluta que logró en Europa con la camiseta del Real Madrid, equipo con el que ganó infinidad de campeonatos y trofeos individuales. Hasta con su propia selección tocó el cielo con las manos, al adueñarse de la medalla dorada en el EuroBasket del 2017. La mayoría de los jugadores no logra tal trascendencia en toda una carrera, pero este pibe está cumpliendo 20 años este jueves. ¿Dónde comenzó todo? Un repaso por la historia del prodigio moderno.

Todo comenzó en Liubliana, Eslovenia, el 28 de febrero del 1999. Nació en un ambiente en el que se respiraba baloncesto, ya que su padre, Sasa Doncic se desempeñaba como jugador profesional en aquel momento. Con 33 años, el alero jugó la temporada 2007/08 en el Olimpia Liubliana, el club más importante del país, que además tuvo una importancia trascendental en el desarrollo de Luka Doncic. Con apenas 8 años tuvo su primer contacto cercano con el alto nivel de una forma muy curiosa: era uno de los chicos encargados de limpiar y secar la cancha durante los partidos, lo que le permitía tirar al aro durante el entretiempo y los descanso. Como la mayoría de los niños balcánicos, llevaba el básquet en la sangre y un deseo incontrolable por divertirse jugándolo.

 

Foto: LD

 

La precocidad es un denominador común en su descomunal e incipiente carrera. Así lo fue también en sus inicios más lejanos, ni más ni menos que en su primera práctica en el Olimpia. "Para ser honestos, sólo le entrené 16 minutos. Era mucho mejor y mucho más alto que el resto, por lo que enseguida lo movimos al grupo superior de la escuela. Tras ese primer entrenamiento, le enviamos al equipo U12, donde jugaba con niños tres años mayores que él", explicó en Libertad Digital Grega Brezovec, el efímero primer coach de Luka, quien además agregó que "mostraba un talento excepcional. Era muy responsable para la edad que tenía, tanto dentro como fuera de la pista, lo que era realmente impactante, y aunque era mucho mejor que los otros fue un gran jugador de equipo y el auténtico líder del grupo. Era evidente que el baloncesto corría por su sangre".

Así como si nada empezó a jugar con un grupo de compañeros más grandes que él. Y no era cualquier plantel, sino que ni más ni menos que los mejores prospectos de la categoría. Sus entrenadores lo recuerdan con una gran capacidad para adquirir conceptos, como una esponja que aprende de la élite para transformarse en algo aun más grande. Eso se ha mantenido inalterable hasta la actualidad. Esa virtud de estar atento a todos los detalles fue incluso más importante que las victorias y títulos que empezaron a coleccionar, empeznado por los títulos nacionales U12 y U14, siguiendo por competencias europeas en donde Luka Doncic pasó de ser el niño mimado a una de las grandes figuras del equipo.

 

Doncic está mirando hacia abajo, el primero de la derecha que está parada Foto: LD

 

Olimpia supo gestionar el crecimiento de Luka Doncic a la perfección, algo que fue sencillamente clave en los posteriores saltos de calidad que fue dando a lo largo de su carrera. "Siempre que había una posibilidad, en términos de reglamento, que le permitiera jugar en una categoría superior pese a ser más joven, allí estaba. En cuanto a horas de entrenamiento extra, hicimos algunos entrenamientos extras específicos, pero, sinceramente, entrenábamos mucho en ese equipo, así que había un tiempo limitado hacer horas añadidas", explicó Jernej Smolnikar, quien lo entrenó entre 2007 y 2010.

En 2011 ya tenía una altura de 1.80 metros y empezó a hacerse conocido en el continente europeo como consecuencia de su talento. Smolnika recordó en Libertad Digital un torneo U13 en particular que Olimpia jugó en Italia: Luka promedió 34.5 puntos y completó un triple doble (54 puntos, 11 rebotes y 10 asistencias) ante Lazio en la final. A partir de ese momento ya fue imposible retenerlo para los eslovenos, ya que los principales equipos europeos empezaron a posar su atención en el mago de los balcanes. 

En febrero de 2012 tuvo su primer contacto con el Real Madrid, quien lo invitó a participar de la Minicopa Endesa, ese habitual torneo juvenil que se llevó a cabo al mismo tiempo que la Copa del Rey. Pese a que tuvo poco tiempo de adaptación, Luka se acopló perfectamente al gigante blanco, a un punto tal que llegó a la final ante Barcelona y fue elegido como el MVP del torneo. Ya no había vuelta atrás, pero siempre mantuvo los pies sobre la tierra y eso fue destacado por Srecko Bester, el director de las formativas del Olimpia Liubliana"Se comportó con normalidad, sin ninguna reacción extraña, tanto antes como después de viajar a España. Seguramente fue muy elogiado, y acabaría satisfecho, pero nunca cambió su actitud con sus compañeros o entrenadores". 

Como solamente pasa con los genios, siempre tuvo un proceso de maduración mucho más avanzado que el resto de los chicos de su edad y lo ha demostrado cada vez que entró a un campo de juego. En agosto de 2012 consolidó su vínculo con el Madrid y con apenas 13 años se mudó a la capital española para continuar con su proceso de crecimiento y desarollo en uno de las grandes organizaciones del mundo.

Pablo Laso se vio encantado rápidamente por su talento, pero respetó sus tiempos de adaptación y no lo hizo debutar oficialmente hasta el momento indicado, que igualmente hubiera sido una locura de tratarse de cualquier otro jugador que no fuera Luka Doncic. El 30 de abril de 2015, con 16 años y un par de meses, saltó a la cancha ante Unicaja y se convirtió en el basquetbolsita más joven en jugar oficialmente con la camiseta del Madrid. Compartió el momento con Chapu Nocioni, referente del esloveno. No solo eso, sino que en la primera pelota que tocó demostró su carácter al hacer esto:

 

Fuente: ACB

 

Así comenzó a escribirse la historia de Luka Doncic y el resto ya es historia. Pero lo mejor es que todavía le resta por escribir la mayor parte de esta novela fantástica.

Compartir

 



X