Informe

Opinión: por qué creemos que la Liga Nacional se debe cancelar

13:33 05/06/2020 | Analizamos el contexto de lo que se está viviendo en la Argentina y la información surgida en estos días desde la Asociación de Clubes.

Desde que se paró la Liga el 13 de marzo pasado, hace ya casi 3 meses, una angustia intermitente corre por el espíritu de todos los que estamos metidos de una manera u otra en esto. Obviamente, jugadores y entrenadores lo sufren de una manera, dirigentes de otra, prensa de otra y público de otra. 

Ayer, la Asociación de Clubes oficializó un formato que estaba bastante definido hace un tiempo, con 8 equipos en dos cuadrangulares, más semifinales y final, para definir la Liga Nacional cuando y si el Ministerio de Salud de la Nación lo habilita. Serían en total 16 partidos en una única sede. 

Luego, en entrevista con Básquet Plus, Gerardo Montenegro, presidente de la Asociación de Clubes, dijo que la idea es hacer estos cuadrangulares en la primera quincena de agosto y que, si no lo logran, verán la posibilidad de cancelar la temporada. 

Desde Básquet Plus, creemos que con la situación que existe hoy, resulta prácticamente imposible sostener la posibilidad de jugar en agosto la Liga Nacional, aunque sea en dos semanas, aunque sea en una sede libre de virus, aunque haya protocolo pensado al respecto. ¿Por qué? Veamos. 

1. Todos los clubes que están clasificados para este Súper 8 (por llamarlo de alguna manera), sostienen a través de sus cuerpos técnicos, jugadores y preparadores físicos, que se necesitan entre 4 y 6 semanas para poder poner a los planteles en ritmo de competencia, para no sufrir lesiones al volver. Pongamos el ejemplo más benévolo: 4 semanas. Hoy, de esos 8 equipos, hay dos en Buenos Aires que, hasta el 28 de junio, como mínimo, no podrán siquiera empezar los entrenamientos, que son Ferro y San Lorenzo. Además, estos clubes, tienen varios jugadores que ni siquiera están en la ciudad. Seamos súper optimistas y pensemos que el 28 de junio se los habilitará a todos a entrenarse. El 29 tendrían que repatriar a los que están afuera. ¿Sin cuarentena? ¿Sin extranjeros? 

2. Para jugar en la primera quincena de agosto en, por poner un caso que nombran muchos, Corrientes, los equipos tendrían que llegar a esa ciudad, como mínimo, una semana antes de comenzar a jugar. ¿Alguien piensa que Corrientes autorizará a entrar a dos equipos completos de Buenos Aires, más otros actores de esa misma ciudad, sin hacerlos hacer una cuarentena? Hoy, de hecho, las provincias libres de virus tienen sus fronteras prácticamente cerradas a cualquiera que no sea de ahí. Menos aún para alguien de Buenos Aires. 

3. Extranjeros. Si tomamos los planteles con los que los 8 equipos terminaron el 13 de marzo, los extranjeros que tenían cada uno eran. Quimsa 3 (Ismael Romero, Brandon Robinson, Tavario Miller), San Lorenzo 3 (Esteban Batista, Justin Williams, Dar Tucker), Gimnasia 3 (Rey García, Yoanki Mencia y Pedro Bombino), Instituto 1 (Sam Clancy), Comunicaciones 4 (Novar Gadson, Kyle Davis, Chaz Crawford y Rodrigo Leal); Ferro 2 (Joel Wright, Theo Metzger), San Martín 2 (Jon Fuller, Brian Fitzpatrick) y Regatas 2 (Anthony Smith, Adonys Henriquez). Se dice que se pedirían permisos para que vuelvan. ¿Alguien cree que realmente se van a poder repatriar a todos estos jugadores y que el Ministerio de Salud se va a comprar un posible problema para que vuelva la Liga Nacional de Básquet? Sinceramente, creemos que sería un despropósito. 

4. Sigamos siendo optimistas y digamos que se les permite volver a los extranjeros. ¿No harían cuarentena al entrar? Si la hicieran, de 2 semanas, cómo harían para jugar dos semanas después, sin esa preparación mínima de 4 que todos hablan?

5. Digamos que se renuncia a los extranjeros. ¿Después de 7 meses de competencia, se puede pensar en resolver un torneo con los dos equipos más poderosos y que más invirtieron, como Quimsa y San Lorenzo, sin sus extranjeros? En el caso de Quimsa, sería el gran perjudicado, porque San Lorenzo, si se juega sin extranjeros, quizá saque todavía más diferencia porque tiene el plantel de nacionales más completo de la Argentina.

6. Si bien estamos hablando para que esto empiece en 7 semanas aproximadamente, ¿qué Municipalidad y Gobierno Provincial sin casos y limpio se va a arriesgar a sumar 120 personas (descontemos luego los que sean locales) para retomar un torneo que económicamente no le va a mover la aguja a la ciudad? Contestamos nosotros: ninguno, salvo que reciba presión política. 

7. ¿Cuál es el sentido de extender el gasto que están teniendo estos 8 clubes en alquileres, etc, para jugar 15 días en agosto? Sabemos todos que ACB y NBA tienen mucho que perder desde lo monetario, pero aquí no ocurre eso. Al contrario. Es cierto que hay un tema del contrato televisivo que evidentemente es el que hace que se extienda la decisión de intentar volver, pero ¿se justifica? 

Ojalá, esperamos, se tome la decisión de cancelar cuando se vea que la opción de agosto no es viable. Porque si se llega a seguir barajando la posibilidad de retornar en setiembre u octubre, ya complicaría absolutamente todo, porque se mezclarían los planteles de este año y el que viene, los equipos se distorsionarían y habría más consecuencias. Nosotros, desde lo más profundo, lamentaremos que no haya un campeón, y que la temporada quede inconclusa, pero sentimos que estamos alargando una agonía. Y la agonía duele, no cura. 

Fabián García / [email protected]
En Twitter: @basquetplus

Compartir

 



X