NBA 2018/19

¿Fue un fracaso de LeBron James la temporada de LA Lakers?

22:13 24/03/2019 | Por tercera vez en su carrera, primera desde 2004/05, LeBron no jugará playoffs. Tras su resonante pase a los Lakers, el análisis que provoca en algunos ahora es ¿fue culpa suya?

Magic, Walton y Lebron, las 3 caras del año para el olvido

LeBron James debutó en la NBA con 18 años y 303 días el 29 de octubre de 2003. Aunque anotó 25 puntos, no se fue feliz: perdió con Cleveland en Sacramento. Tuvo que esperar al sexto juego de la temporada para conocer el sabor del triunfo. Igual, ese año, y el siguiente, Cleveland no entró en playoffs. Después del 2005, comenzarían épocas mejores, pero no fue hasta que decidió irse a la Florida con Miami que pudo sacarse de encima el peso de ser un grande sin anillo. 

En ese primer cambio, mediados del 2010, Miami no era un equipo malo. Tenía a Jermaine O'Neal y a Dwyane Wade. Es cierto que, con la llegada de LeBron y el arribo de Chris Bosh, el potencial se multiplicó. En ese 2011, James empezó una racha que lo llevaría a 8 finales de la NBA consecutivas: 4 con el Heat y 4 con los Cavs, de las cuales ganó 3. 

Cuando decidió volver a Cleveland, en 2014, también habría que decir que, si bien los resultados habían sido malos en la 2013/14 (récord 33-49), tenían a Kyrie Irving. Con James llegaron varios que cambiaron el panorama por completo: Kevin Love, JR Smith, Shawn Marion, Iman Shumpert y un par de amigos, como Mike Miller y James Jones. 

¿Se pueden comparar esos dos cambios de equipo que hizo James con el de esta temporada en Lakers? Definitivamente no. Muchos, obvio, creyeron que con su fichaje, los Lakers no solo iban a volver a playoffs tras cinco años, sino que se mantendría la racha finalista de LeBron, algo inimaginable para cualquiera que viera básquet en los últimos años. Segundo: ¿quiénes fueron los grandes refuerzos que llegaron con LJ a LA? Veamos: Rajon Rondo (en decadencia), JaVale MgGee, Lance Stephenson, Michael Beasley y, más tarde, Tyson Chandler y Mike Muscala. O sea, casi nada. 

Creer que con este plantel, con algunos jóvenes con un interesante futuro (menos de los que la mayoría piensa), se podía hacer algo importante, es francamente un despropósito. Seguramente se ilusionaron cuando llegaron a estar 20-14 y quintos en el Oeste, pero entre la lesión de James que lo alejó 17 partidos (marca de 6-11) y la debacle general posterior, la realidad se hizo presente con toda su fuerza. 

¿Es fracaso lo de los Lakers? Dicen que el fracaso solo se puede medir en base a expectativas. Y ahí habría que conocer cuál fue la verdadera idea de LJ, Magic y los Lakers en relación a este año. Claramente, las balas apuntan al que viene y los venideros. Intentaron quedarse con Anthony Davis durante este campeonato, pero al no salir, ya no hubo chances de revertir una campaña floja. 

Para la visión de la prensa y, quizá, de los hinchas, el fracaso es contundente. Con James no se puede estar afuera de los playoffs, menos en Los Angeles. Esto no es Cleveland. Aquí, llegado el caso, habría que analizar otras cuestiones. El rendimiento de LeBron no puede calificarse de malo ni nada por el estilo. Hizo todo, y más, de lo que estaba a su alcance. Algunos de los jóvenes podrían haber rendido más (¿Ball?), y también algunos veteranos (Beasley, Stephenson). Pero no mucho más. El otro punto bajo fue el entrenador, que nunca pareció estar en condiciones de manejar un barco con tanta exposición. 

Ahora bien. ¿Cambia esta temporada la idea general de los Lakers cuando ficharon a LJ? En absoluto. El verdadero fracaso de la franquicia, que suma 6 años sin postemporadas (nunca había estado más de 2 seguidas afuera), será si en este receso, el imán que significó sumar a LeBron no hace que lleguen, por lo menos, una megaestrella y una gran figura, además de un entrenador potente y varios soldados de los que cambian un equipo. Ahí sí, de no ocurrir, habrá sido todo un auténtico desastre, para James y para los Lakers.

Compartir

 



close Don't Show Again

Your browser does not support iframes.