La Liga 2016/17

Cavaco: "Lo más importante es dejar colegas, compañeros y amigos"

20:04 15/11/2016 | El marplatense habló después de cumplir 900 partidos en la Liga Nacional, siendo el quinto jugador en llegar a esta cifra. "Fue muy especial", dijo.

Con 37 años, Cavaco es un referente único dentro del Cervecero (foto: La Capital de Mar del Plata)
Diego Cavaco alcanzó una marca ejemplar y envidiable este lunes por la noche, después de llegar a la suma de 900 partidos dentro de la Liga Nacional y convertirse en el quinto jugador en trepar a tan prodigiosa cifra. Terminó siendo una jornada redonda porque, amén de su dato histórico, Quilmes también sacó un fantástico triunfo sobre Argentino de Junín en doble suplementario. Sin dudas una fecha que resultará inolvidable para el marplatense.
 
Por tal razón, Cavaco habló brevemente con Básquet Plus para dar a conocer todas las sensaciones encontradas que vivió anoche. Símbolo de experiencia y con una vigencia de la que pocos pueden darse el lujo de portar, el alero que volvió a Quilmes después de catorce años dialogó con nuestro medio y explicó todo lo acontecido por estas horas.
 
- Imagino que ayer no fue un día habitual para vos, seguramente fue particular. ¿Tenías un poco en tu cabeza el número de partidos que cumpliste?
. Sí, lo tenía en mente porque me lo venía recordando (risas). Pero lo que no tenía presente era el reconocimiento y la entrega de la camiseta, con el número y con la camiseta de Quilmes. Fue especial. En ese momento se te vienen recuerdos a la mente y la verdad es que es algo muy lindo todo esto porque lo puedo disfrutar con mi familia, con mis hijos, con mis amigos y mucha gente querida que estaba en la cancha.
 
- Lo especial que debe ser para vos que sea en Quilmes justamente y no en otro club.
. Sí, por eso mismo. Con la entrega que me hacen, que es una camiseta de Quilmes con la cantidad de partidos, resultó ser toda una sorpresa. Se venía hablando por redes sociales pero en el momento es otra cosa, yo no había visto nada y me terminaron sorprendiendo.
 
- ¿Qué fue lo primero que se te vino a la cabeza en ese momento?
. Principalmente el comienzo. Creo que lo que más se me vino a la mente ayer fue el inicio, el debut siendo tan chico, con la camiseta de Quilmes y toda la carga emotiva que lleva ese momento. Haber debutado en el 97 y todas esas sensaciones se me vinieron a la cabeza. Después en frío, después del partido, uno piensa por todos los clubes que ha pasado. Hay momentos buenos y otros malos, pero todos los momentos te dejan una enseñanza, te dejan amigos, gente muy querida. Para mí es eso, es un número, una estadística linda e importante, pero para mí lo más importante es dejar y tener colegas, compañeros y amigos, donde hoy me di cuenta que ha sido terrible la demostración de cariño.
 
- No dudo que lo decís por los mensajes, llamados y hasta las menciones en Twitter que fueron una locura. ¿Sos de esas personas que se sientan a ver todo el camino hecho a menudo o vivís muy en el día a día y ves sucesos como estos en ocasiones particulares como ayer?
. No, la verdad es que yo vivo el día a día, no estoy pendiente de los números. Nunca me desveló el tema de los números. Obviamente que con las redes sociales y la mediatización que hay es imposible no estar al tanto de todo, pero no es algo que me desvele y vivo el día a día. Sé que son muchos números y muchas temporadas encima, pero cuando uno hace el laburo con mucha seriedad, constancia, con cuidados y rodeado de buena gente todo va por su curso normal. No le veo la parte difícil a todo esto. Después obviamente que hay un poquito de suerte y varias cosas que te llevan a llegar a este número, pero lo disfruto y vivo ese día a día a gusto.
 
- No puedo dejar de preguntarte por el presente de este Quilmes, y sobre todo por el rol particular que estás teniendo este año donde tenés un rol casi paterno con muchos de los chicos. ¿Cómo estás asimilando todo esto?
. La verdad es que muy lindo todo lo que estoy viviendo desde lo personal en esta temporada. Hay mucha juventud y mucho futuro en Quilmes, pero principalmente es lindo porque los chicos quieren aprender y escuchan. Está muy bueno laburar así, porque si vos ves chicos que no escuchan y miran para otro lado no podés hacer mucho, tenés que enfocarte solamente en lo tuyo y nada más aunque a mí me cuesta. Me cuesta no dar ese consejo, esa cosita de pautas en el juego que obviamente te lo dan los años. En Quilmes hay un equipo muy joven y muy maduro a la vez, porque se prestan a escuchar, a aprender, entrenan muy bien en el día a día. Ahora llegaron los resultados, llevamos tres victorias consecutivas y lo disfrutamos muchísimo porque cuesta el doble o el triple que otros equipos poderosos y eso hace que cada victoria se disfrute mucho. Pasamos una seguidilla de derrotas que no nos cayeron bien, resultados que se nos escaparon, pero el equipo nunca bajó la cabeza y siguió entrenando. Por eso ahora, en apenas 10 días tener 3 victorias consecutivas para nosotros es muchísimo y entonces hay que disfrutarlo.
 
- Es bueno que los más jóvenes escuchen a alguien con tanto camino hecho.
. Sí, y hay mucho de lo que te permiten hacer también, de la confianza que te dan para que puedas tener ese rol de guía. Yo en ese sentido con Javi estoy muy agradecido porque me da la libertad de poder participar en esas cosas, desde el consejo y la palabra para con los más chicos. En eso Javi fue muy claro conmigo desde el primer día, porque más allá de mi papel dentro de la cancha me explicó desde el momento en el que me llamó su idea del rol que iba a tener con los más chicos. En algunos lugares te pasan esas cosas de que te dan libertades, porque sin ir más lejos también me pasó en Gimnasia los últimos tres años con Gonzalo (García), que después de tanto tiempo compartido generamos una confianza inmensa y me daba el lugar para hablar. Es algo lindo que te da todo este camino que uno recorre.
 
- Pensaba dentro de este rol que tenés desde la experiencia y la palabra, y pienso que debe haber algún punto de inspiración para vos dentro de ese papel. ¿Tenés algún modelo de guía especial para con estos pibes que te recuerde a vos en tus inicios?
. Creo que uno se va formando también. Me ha tocado estar con tremendos jugadores y tremendos referentes de la Liga, y para mí era tomarlo con mucha responsabilidad a cada palabra y cada cosas que me dijeran desde las prácticas. Pero es algo que me pasa desde la primera temporada, desde que debuté en el 97 rodeado de figuras. El caso de Eduardo Dominé, que logra mi traspaso de Kimberley a Quilmes y entreno con él muchísimo, es un ejemplo clarísimo. Después hubo muchos otros referentes que tuve para ir formándome como soy, te puedo nombrar un montón que me han marcado en muchos equipos. Se aprende, son cosas que uno va tomando de cada experiencia y de cada persona que lo marca a lo largo de este camino. Y ahora es tratar de devolver todo eso, siempre con respeto y desde un ida y vuelta que es fundamental para poder transmitirlo. Que los chicos te respeten y te escuchen, como sucede acá en Quilmes, lo hace todo más sencillo. Ya si ves que no hay esa conexión es en vano, pero gracias a Dios en este equipo está muy activo el tema de la humildad y es una vivencia tremenda.
 
 
Lucas Leiva / [email protected]
En Twitter: @lucassleiva
En Twitter: @basquetplus
 
 

Compartir

 



X