Liga Nacional 2019/20

Informe: la situación del puesto de escolta en el básquet argentino

16:11 06/06/2020 | ¿Qué pasa como los escoltas? ¿Por qué no se reproducen como los bases? Altura, edad, formación y muchas aristas más en este análisis del puesto.

Brussino, Bolmaro, González, Flor y Safar

Argentina es una fábrica de bases, de eso no hay dudas. Facundo Campazzo, Nicolás Laprovittola y Luca Vildoza son los abanderados de un producto infinito. Aleros e internos también. Gabriel Deck, Patricio Garino y Luis Scola son sus estandartes. Pero, ¿qué pasa con los escoltas? ¿Por qué no se reproducen como sus pares? ¿Es una cuestión estructural? ¿Tendrá que ver la altura? ¿No hay proyección? 

En los últimos años surgieron talentos en el puesto de dos como Nicolás Brussino o Lucio Redivo. Sin embargo, en comparación con otras posiciones, el número es menor, especialmente cuando de bases se trata. Bien es sabido que el paradigma actual, en el que predomina la dispersión de posiciones, dividiéndose a los jugadores en portadores de balón, alas e internos, no es cómplice del puesto. No obstante, la escasez de escoltas es un tema a analizar.  

La formación, altura y edades, extranjeros en la misma posición y desaparición de los puestos históricos serán los aspectos a estudiar en este análisis que pretende descubrir el porqué del asunto, o al menos esclarecer algunas cuestiones acerca de un puesto tan histórico como dicotómico y en foco de constante debate.  

Formación 

Una de las aristas, como siempre, es la formación de los jugadores. Nicolás Casalánguida, entrenador con pasado en el seleccionado argentino, analizó este aspecto: “Hace mucho tiempo, los entrenadores en Argentina intentamos elevar el tamaño de las posiciones. Partiendo de esta premisa, el básquet actual, para mí, tiene tres posiciones: los guardias creadores, los aleros y los interiores. En Argentina no tenemos tantos escoltas grandes, pero hay.  Brussino es el mejor ejemplo. Patricio Garino, en la selección, también podría ser un escolta, sin tanta creación, ya que en el Mundial de China 2019 defendió a los mejores escoltas rivales del mundo, tales como Bogdan Bogdanovic o Nando De Colo”. Otros escoltas de buen tamaño y más jóvenes podrían ser Leandro Bolmaro de la 2000 y Bautista Lugarini de la 2001. 

“Es verdad que en el país no tenemos tanto tamaño. Los entrenadores en Argentina, durante mucho tiempo, quisimos subir el tamaño de las posiciones. Escoltas más altos, aleros más altos y viceversa. La forma que encontramos de hacerlo era trasladando el tres al puesto de dos, al dos a la posición de uno, etcétera”, cierra Casalánguida. 

Otro de los que analiza la formación es Santiago Belza, asistente de Peñarol: “Nos cuesta proyectar el puesto de escolta hacia afuera. Tiene mucho que ver con nuestro biotipo. ¿Por qué? Si medís 1,90 te trabajan para que seas base. Ahora, si empezás a medir más, te ponen de tres o de cuatro. Ahí se pierde un poco eso. Sería buenísimo y útil tener un jugador de 2,00 metros que pueda lanzar tras recepción y ayudar a llevar la pelota, entre otras cosas. ¿Qué pasa? Con el tres no tenemos tanto problema porque ese puesto y el de ala pivote se parecen mucho. Por ejemplo, tenés el caso de Gabriel Deck, a quien lo formaron durante un tiempo de cuatro y no le cuesta trasladarse a la posición de alero. En cambio, el dos y el tres no se parecen tanto y si te acostumbraste a ser tres, es difícil correrte al dos”.  

“Acá tenemos muy pocos jugadores con proyección internacional que sea escoltas y midan más de 1,90. Un caso es el de Leandro Bolmaro, pero de esos son pocos. Todo arranca en su formación, desde Córdoba hasta Bahía Blanca. Obviamente, también puede jugar de base”, sigue Belza 

Altura y edades 

En números, en la Liga Nacional hay sólo 14 escoltas naturales nacidos en Argentina: Luciano Massarelli, Luciano González, Jonathan Maldonado, Matías Solanas, Paolo Quinteros, Selem Safar, Federico Elías, Mateo Chiarini, Federico Mariani, José Defelippo, Federico Grun, Eric Flor, Tomás Zanzottera y Juan Pablo Arengo. De todos ellos, cinco tienen más de 27 años y apenas cuatro miden 1,90 o más centímetros.  

Junto con ello, sólo uno de ellos (Mariani: 16.6 puntos por juego) se encuentra en el Top 10 de goleadores del torneo. Esta última vertiente se podría extender a otras ligas, ya que, en la ACB, por ejemplo, sólo un dos, Klemen Prepelic (16.6 puntos por juego), está entre los diez máximos anotadores. La NBA no es la excepción y apenas hay dos jugadores de ese puesto en el Top 10: Bradley Beal (30.5 puntos por juego) y Devin Booker (26.1 puntos por juego).  

Extranjeros en la misma posición y desaparición del tradicionalismo 

¿Tendrán algo que ver los foráneos de la Liga Nacional? Históricamente, el puesto de escolta fue siempre completado por extranjeros, especialmente por aquellos oriundos de Estados Unidos. Tal es así que, en la actualidad, nueve jugadores internacionales ocupan esa posición: Reynaldo García, Kelsey Barlow, Ditalion Battle Jr., Trevor GaskinsWinsome Frazier, Brandon Robinson, Dar Tucker, Adonys Henriquez, Jon Fuller y Travis Weatherington 

Es decir, hasta el momento de la suspensión de la Liga Nacional sólo hubo cinco escoltas nacionales más que extranjeros. Un número que, sin duda, es digno de ser analizado. ¿Hay talento local? Sin dudas. ¿Condicionan los foráneos el producto interno bruto? Podría ser, al menos así lo demuestran los números. 

Sin embargo, los números fríos no resuelven nada. Para Leonel Schattmann, uno de los más experimentados escoltas del país, la situación tiene que ver con la desaparición de los puestos naturales: “Antes se jugaba totalmente diferente. Hoy se juega de una manera más versátil, con jugadores que juegan de tres, cuatro o cinco y la pueden subir. En el pasado todos tenían una jugada puntual para cada uno. Quizás en la actualidad, con un sistema aceitado, opción por opción, seguro se encuentran variantes que no sean direccionadas para un solo protagonista. 

"Un caso es el sistema que teníamos con Gonzalo García en Gimnasia. Gran parte de las jugadas eran para el uno y para el dos. Eso no significaba que yo o Nico (De Los Santos) íbamos a tirar todas las pelotas. Mi función era anotar, pero también generar para los demás. La posición se fue diluyendo en el sentido de que si no sos un lanzador puro cuesta mucho convertir o hacer jugar. Convengamos que las reglas defensivas en la actualidad son mucho más variadas, por lo que te obligan a jugar frecuentemente de anzuelo. A partir de eso, el resto comienza a entrar en cuestión y se enriquece el juego”, comenta Schattmann 

Una nueva era 

Formación, edad, altura, extranjeros y dispersión de posiciones formaron un crisol que atenta contra los escoltas de la Liga Nacional y del planeta en general. Los portadores de balón, aleros e internos están guiando el básquet hacia otro lado, pero no por eso los jugadores de este puesto dejan de ser importantes.  

Tirar, generar en el pick and roll, subir el balón y defender en todas las posiciones exteriores son las armas principales que demanda el puesto en la actualidad. Las cartas están sobre la mesa, basta esperar, desarrollar, crecer y mejorar en el intento. 

 

Ignacio Miranda/ [email protected]
En Twitter: @basquetplus
En Twitter: @nachomiranda14

Compartir

 

Notas Relacionadas




X