NBA

Allen Iverson, el caso de otra estrella que brillaba en dos deportes

13:39 24/11/2020 | El histórico base de Philadelphia 76ers también jugó al fútbol americano en su infancia y muchos creen que podría haber llegado a la NFL.

Foto: Bleacher Report

Allen Iverson completó una carrera brillante en la NBA: fue MVP de la temporada regular en 2001 y lideró a las Finales a Philadelphia en ese mismo año, formó parte del All-Star Game en once ocasiones, lideró a la liga en puntos cuatro veces y en robos tres y fue incluido en el Hall of Fame. Sin embargo, su pasado demuestra que también podría haber sido una estrella en el fútbol americano.

Desde muy joven, The Answer destacó en ambos deportes por igual. Las secundarias lo reclutaban tanto por ser un talento emergente en el básquet como por dominar el juego más popular de los Estados Unidos. Terminó en Bethel High School, en donde consolidó aún más este concepto. Allí explotó como un mariscal de campo defensivo y fue capaz de romper récords del Estado de Virginia, como el de más pases interceptados en un juego.

Llegó un punto en el que Iverson era la figura deportiva más codiciada por los programas universitarios. En particular, los más abocados al fútbol americano luchaban por quedarselo. Sin embargo, la polémica disputa racial de 1993 en una bolera que le trajo problemas legales apartó a la gran mayoría. El joven terminó uniéndose a Georgetown, en donde el entrenador John Thompson le dejó en claro que debía dedicarse únicamente al básquet: “Desde ese momento, no pensé nunca más en jugar al fútbol”, sentenció Allen en una entrevista con SLAM en 2012.

Su carrera como basquetbolista despegó y fue seleccionado en la primera posición del Draft de 1996 para luego convertirse en uno de los referentes de la década del 2000. No obstante, muchos se preguntaron qué hubiera sucedido si optaba por el otro camino. Quizás la charla que tuvo VICE Sports con Tom Lemming, histórico cazatalentos de secundarios, tenga la respuesta: “Tenía una reacción fabulosa, instintos, caderas sueltas y una gran verticalidad. Mucha gente lo menciona y me pregunta qué tan bueno era. Era un gran jugador. No era sólo uno bueno, sino un gran jugador de fútbol americano. Habría llegado a la NFL. ¿Quién sabe? Tal vez, podría haber sido un miembro del Salón de la Fama.”

 


 

Compartir

 



X